Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Más información

smartAddress

La corrección y limpieza de datos es basica para el buen funcionamiento de los sistemas de información. En concreto, el correcto almacenamiento de los datos postales es básico para diversas áreas de cualquier compañía, como el CRM, los sistemas de facturación, cobros y recobros, etc. También es fundamental para áreas como la de marketing.

smartAddress es un servicio de validación de direcciones postales que garantiza el correcto almacenamiento de la informació de sus clientes, tan sensible y crítica para establecer con ellos una correcta relación comercial.

Los problemas más habituales existentes en los datos postales son:


Errores tipográficos u ortográficos
Errores debidos a la acción humana. Al tratar los datos manualmente, se producen errores naturales, especialmente en entornos en los que se requiere un tiempo reducido en el tratamiento y almacenamiento de la información: plataformas de call-center, recogida de datos en exposiciones y ferias, etc.
Direcciones falsas o incompletas
Errores provocados por la introducción intencionada de datos falsos o utilización indebida o incorrecta de abreviaturas y acrónimos.

Por qué es vital la limpieza de datos



Evitar devolución de facturas
Las facturas devueltas suponen un obstáculo importante para la realización del proceso de cobro, además de suponer un coste extra de gestión que se debería evitar a toda costa.
Seguridad y corrección de la relación con el cliente
Es primordial para garantizar la buena imagen de cualquier organización. La agilidad y seguridad en la toma de datos, así como la ausencia de errores en su tratamiento, mejora la imagen de la organización y hace más fluida la relación con el cliente.
Ahorro de costes en servicios postales y envíos a domicilio
Para las organizaciones que emplean canales de venta online o telefónicos, es muy importante minimizar el impacto del coste de los envíos, tanto en el precio final del producto como en los costes internos. Las entregas fallidas de productos al cliente final suponen un sobrecoste que impacta negativamente en los objetivos comerciales. Además, pueden deteriorar la imagen de la organización.
Evitar o limitar sustancialmente la posibilidad de fraude
No siempre se tiene el control de lo que sucede una vez se emite la orden de envío de un producto al cliente final. Las direcciones falsas abren la puerta a un abanico de posibilidades de fraude.